sábado, diciembre 16San José, Uruguay

45 años del Milagro de los Andes

No se trata sólo de aquel equipo de Old Christians, los muchachos que viajaban a disputar un partido de rugby en tierras chilenas, se trata de una experiencia que marcó a todo un país: el accidente aéreo y los más de dos meses en las montañas sin auxilio, uno de los lugares más inhóspitos del planeta, que dejó 44 muertos y 16 sobrevivientes.  

“Cuando la gente piensa sobre Los Andes dice 72 días. Yo siempre digo no fueron 72 días, fueron 72 noches. Para mí las noches fueron mucho peores que los días. Los recuerdos vienen mucho de las noches que pasamos allí. La gente piensa 72 días y se imagina una montaña con luz, con pinos, con gente esquiando. No, lo peor son las noches, son 72 noches. Además había días, pero las noches eran terribles. Si el infierno existe, no es con fuego, te puedo asegurar que es con hielo y oscuro”. Fernando Parrado.

El viernes 13 de octubre de 1972, el Fairchild despegó de Mendoza rumbo a Santiago. Viajaban jugadores, familiares, amigos y seguidores del equipo. Pero el avión cayó desde los más de 4 mil metros de altura causando la muerte instantánea de 13 personas. Desde ese momento todo fue una lucha constante por la supervivencia. Las bajas temperaturas, aludes y la falta de agua y alimentos, fueron parte del día a día. No todos resistieron.

Los sobrevivientes.

“Respira otra vez- solíamos decir a los más débiles cuando el frío, el miedo o la desesperación les empujaban hasta llegar al borde de la rendición. Vive lo suficiente para respirar otra vez. Mientras respires, estarás luchando para sobrevivir”, recuerda Parrado.

Desde entonces, cuando han pasado 45 años, el mundo continúa admirando la fuerza de estos uruguayos que consiguieron sobrevivir aún cuando las esperanzas de encontrarlos con vida eran casi nulas. Fue un viernes 13 de octubre de 1972, odisea que terminó el 21 de diciembre cuando desesperados salieron por última vez en expedición y encontraron al arriero Sergio Catalán. Pero no terminó el mito conocido como El Milagro de los Andes, la esperanza cabal que aún en las peores circunstancias es posible salir adelante.

COMENTARIOS